Ir direto para menu de acessibilidade.
Portal do Governo Brasileiro
Início do conteúdo da página

Actuación de las fuerzas armadas españolas en la lucha contra el coronavirus

Publicado: Sexta, 25 de Setembro de 2020, 17h39 | Última atualização em Segunda, 28 de Setembro de 2020, 11h54 | Acessos: 196

baixe

Fernando Olalde Altamira
Instructor de la Nación Amiga de la ECEME

Creo que no es necesario hacer una introducción sobre la importancia de la cooperación de todos para luchar contra las terribles consecuencias ocasionadas por la pandemia del coronavirus, cuando esta enfermedad, en el momento en que escribo estas líneas, ha pasado ya del millón de contagiados en todo el mundo según datos oficiales. Como parte de la sociedad a la que servimos, las Fuerzas Armadas de cada país tienen el deber de participar con todos los medios a su disposición para hacer frente a esta amenaza. Defender la Patria significa fundamentalmente defender a sus ciudadanos.

Con este motivo un total de 7.753 componentes de las Fuerzas Armadas (incluidos unos 2.900 médicos y enfermeros) han sido desplegados en 284 localidades de España en el marco de la “Operación Balmis”1 con motivo del estado de alarma decretado por el gobierno. A fecha de hoy (2 de abril) son ya 19 días de presencia militar en las calles y en todo este tiempo han contribuido a desinfectar numerosos puntos calientes por todo el país. Entre ellos, tal y como ha explicado el Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), general Miguel Ángel Villarroya, 3.300 instalaciones críticas (aeropuertos, estaciones, puertos, centros de mando y control...) y 1.831 residencias de mayores. Además, cerca de 1.200 hospitales y centros de salud han sido también fumigados por efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME), los dos Ejércitos y la Armada. Durante su intervención, el JEMAD ha querido explicar brevemente cómo se lleva a cabo la desinfección de estos lugares. Tal y como ha apuntado, lo realizan equipos de cinco personas y, según el tamaño del centro serán de uno a tres los equipos que actúen. Esta tarea se lleva a cabo en tres fases: toma de contacto con el personal de la residencia, para ver cómo se afronta; ejecución y desinfección de todos los puntos críticos del centro, siempre en colaboración con los trabajadores y durante entre dos y cuatro horas, y, tras esto, se les da a los responsables de la residencia una serie de recomendaciones de limpieza y desinfección para el futuro.

Es ésta la principal misión que están desarrollando los miembros de las Fuerzas Armadas desde que comenzó su despliegue, aunque día a día han ido aumentando sus tareas. Una de las últimas ha sido la colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en la vigilancia de fronteras e infraestructuras críticas. Comenzaron con las centrales nucleares de Almaraz (Cáceres), Cofrentes (Valencia) y Trillo (Guadalajara) y a día de hoy también patrullan la frontera con Marruecos en Melilla y con Portugal desde Pontevedra y 13 pasos fronterizos de Zamora. Además, también realizan tareas de vigilancia en infraestructuras críticas del sector de la energía en Mallorca e Ibiza, además de en el aeropuerto y puerto de Fuerteventura. Se espera que dentro de pocos días se inicien patrullas conjuntas de militares y miembros de los cuerpos de seguridad para la imposición de la cuarentena decretada por el gobierno. En España los militares no pueden patrullar solos por no tener consideración de agentes de la autoridad, por lo que no pueden requerir identificaciones o proceder a arrestos para lo que deben ir acompañados de policías o Guardias Civiles.

Además de estas tareas, el Centro Militar de Veterinaria de la Defensa (Cemilvetdef) está preparándose para realizar pruebas de diagnóstico del coronavirus. En concreto, está completando la certificación para realizar test de Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR, por sus siglas en inglés) para, de esta forma, contribuir a aumentar las capacidades diagnósticas de la enfermedad.

Otra de las múltiples unidades que ha sido puesta a trabajar al máximo de su capacidad es el Centro Militar de Farmacia de Defensa, con sede en la Base Logística de San Pedro en Colmenar Viejo (Madrid). Algunos de los artículos que se están produciendo para hacer frente a la epidemia son soluciones hidro-alcohólicas para desinfectar (a razón de 800 litros/día) y fármacos genéricos como el paracetamol y antivirales.

Junto a esto, siguen con el traslado de cadáveres a las dos morgues improvisadas habilitadas en Madrid (ayer fueron 116) y de pacientes moderados entre hospitales y hoteles medicalizados de la capital (101 la pasada jornada). También prestan apoyo al montaje y mantenimiento de hospitales de campaña y albergues para personas sin hogar, como el del polideportivo de Sabadell o el hospital improvisado en las instalaciones de la Feria de Madrid (IFEMA), habilitado en apenas 72 horas y que es ahora mismo el mayor complejo hospitalario de España, con 1.300 camas ampliables a 5.500 y 500 puestos de cuidados intensivos.

Las 17 misiones en el exterior en las que España participa en la actualidad siguen sin novedad, aunque se ha evacuado personal que presentaba síntomas de algunas de ellas. En lo que sin duda va a afectar es en las rotaciones del personal, que se han visto aplazadas.

Por último, también en relación a la aportación de las Fuerzas Armadas, el JEMAD ha recordado que esta mañana ha llegado al puerto de Melilla el Buque de Asalto Anfibio (BAA) “Galicia” para aumentar la capacidad hospitalaria de la ciudad autónoma, principalmente en lo que se refiere a UCI. Este barco dispone de ocho camas de Cuidados Intensivos y numeroso equipamiento médico, además de ambulancias y un helicóptero medicalizado. Y hoy continúan también los vuelos del Ejército del Aire para transportar a España material sanitario de otros países. Esta tarde está previsto que lleguen dos aviones de Alemania con respiradores y otros equipos.

También ha informado el JEMAD de las cifras de militares contagiados por coronavirus, que ya ascienden a 230, además de haber otros 3.194 aislados como medida de precaución por haber estado en contacto con infectados, dejando claro que no significa que hayan dado positivo o que tengan síntomas de la enfermedad. Ayer lamentábamos la primera víctima mortal del COVID-19, un subteniente del Ejército del Aire de 57 años.

Para poder evitar que aumenten estas cifras de bajas y al objeto de proteger a los componentes de nuestras Fuerzas Armadas para que puedan seguir cumpliendo con sus actividades, el Jefe del Estado Mayor del Ejército, General Francisco Javier Varela Sánchez, emitió una directiva dictando medidas a ser adoptadas en las diferentes unidades, centros y organismos.

Dicha directiva incluye una serie de medidas englobadas en las preventivas de carácter sanitario, generales de actuación, de vida, funcionamiento y régimen interior, en el ámbito de la preparación, en el ámbito de apoyo a la preparación, en el ámbito de la enseñanza, en el ámbito de alistamiento y apoyo a operaciones y en el ámbito de apoyo al personal.

En lo referente a enseñanza, el JEME obedece a lo expuesto en la resolución 430/040430/20, del Subsecretario de Defensa, por la que se adoptan medidas de aplicación en los Centros de Enseñanza con motivo del COVID-19. Así se intentan evitar desplazamientos, se aplazan cursos siempre que sea posible y también, siempre dentro de las posibilidades, se intentan usar al máximo plataformas de enseñanza a distancia.

Se ha dado la mayor difusión posible a estas normas a través de correos electrónicos corporativos, redes internas y carteles en las diferentes unidades, centros y organismos, así como también instrucciones de carácter vario referentes a esta epidemia, como los procedimientos explicando el modo correcto de desinfección, tanto de personal, vestuario, material, equipo, vehículos o instalaciones, o posibles síntomas del covid-19 y actuación a seguir en caso de aparecer estos.

Para finalizar cabe señalar que en las encuestas de opinión se muestra una alta aprobación por parte de la población civil a la actuación de nuestros hombres y mujeres de las Fuerzas Armadas. Esa es, sin lugar a dudas, la mejor recompensa que un militar puede esperar.

Rio de Janeiro - RJ, 20 de abril de 2020.


1 Francisco Javier de Balmis y Berenguer fue un médico militar español que en el año 1803 dirigió la “Real Expedición Filantrópica de la Vacuna” para difundir la recién descubierta vacuna de la viruela en todos los territorios españoles (América y Filipinas) además de Macao, Cantón y la isla de Santa Elena. Fue la primera gran expedición médica internacional y contribuyó en gran medida a que la viruela sea la única gran enfermedad erradicada definitivamente.


Cómo citar este documento:

ALTAMIRA, Fernando Olalde. Actuación de las fuerzas armadas españolas en la lucha contra el coronavirus. Observatório Militar da Praia Vermelha. Rio de Janeiro: ECEME. 2020.


64498.004785/2020-80

Fim do conteúdo da página