Ir direto para menu de acessibilidade.
Portal do Governo Brasileiro
Início do conteúdo da página

Geopolítica y Capacidades Nacionales de Defensa: una mirada al escenario emergente en tiempos de pandemia

Publicado: Quarta, 17 de Junho de 2020, 14h10 | Última atualização em Quinta, 24 de Setembro de 2020, 10h41 | Acessos: 255

Hélio Caetano Farias
Prof. Dr. del Programa de Posgrado en Ciencias Militares de la Escuela de Comando y Estado Mayor

 El elemento central y permanente en la historia del sistema internacional es la impugnación del poder. Si bien esta declaración encuentra fundamento en varios autores de geopolítica y de realismo en las relaciones internacionales, es la que inicia el tercer pilar “Preserve Peace Through Strength” de la Estrategia de Seguridad Nacional de EE.UU. de 2017. Un documento fundamental para comprender los desafíos de la Defensa de ese país y sus consecuencias para el orden internacional. Su revisión, en tiempos de combate a la pandemia de coronavirus, proporciona algunas pistas sobre las tendencias de la geopolítica global y los desafíos para Brasil.

Más allá de la dimensión biológica y sanitaria, las respuestas nacionales a la pandemia de coronavirus han demostrado numerosas vulnerabilidades por parte de los Estados, incluidas potencias como los Estados Unidos. Los recientes episodios relacionados con la importación de equipos médicos esenciales, como los respiradores rusos y chinos1, podrían ser solamente casos aislados, si no estuviesen precedidos por acciones como la flexibilización de las reglas para atraer a médicos y de mano de obra calificada2 y, sobre todo, por la invocación el 18 de marzo de la Ley de Producción de Defensa (Defense Production Act)3 para garantizar que las empresas norteamericanas cumplan con las demandas de emergencia. Una ley creada en la década de 1950 en el contexto de la Guerra de Corea.

Los casos antes mencionados manifiestan lo que la propia Estrategia de Seguridad Nacional (NSS, 2017) había señalado como amenazas a las capacidades de defensa de los EE.UU. Con base en la constatación de que la defensa y el desarrollo productivo son dimensiones inseparables, el documento demuestra que la capacidad de las Fuerzas Armadas para responder a las demandas está directamente relacionada con la existencia de un sistema productivo nacional robusto y diversificado. En este sentido, expone:

The ability of the military to surge in response to an emergency depends on our Nation’s ability to produce needed parts and systems, healthy and secure supply chains, and a skilled U.S. workforce (NSS, 2017, p. 29).

La participación reducida del sector productivo en la composición de la riqueza norteamericana resultó en graves consecuencias. El proceso de desindustrialización se ha intensificado en las últimas dos décadas. Se ha identificado una reducción en la capacidad de las empresas y sus cadenas de suministro internacionalizadas de cumplir con los requisitos estratégicos de la Defensa (DoD, 2018). El debilitamiento sistemático del sistema productivo norteamericano ocasionó también la reducción de la demanda de profesionales calificados.

Dos datos significativos pueden ilustrar los procesos mencionados. El primer se refiere al sector de maquinaria y equipos industriales. Desde la década del 1980 se observa un descenso en este sector en los EE.UU., más precisamente a partir de la década del 2000. Hasta 2005, China respondía menos del 15% del consumo mundial de maquinaria y equipos. En el 2011, este país necesitaba más del 40%. Con una propia estrategia de desarrollo, China inició su producción y, en el 2015, comenzó a liderar la producción mundial de maquinaria y equipos. Esto representaba US$ 24,5 mil millones, aproximadamente el 28% del total mundial, mientras que los EE.UU. representaba solo US$ 4,6 mil millones, estando atrás de Japón, Alemania, Italia y Corea del Sur, por ejemplo (DoD, 2018; KALVANI, 2017; KLINE, 2017).

El segundo dato permite pensar sobre el tema del empleo industrial en los Estados Unidos. Si las industrias en las décadas de 1940 y 1950 representaban aproximadamente el 40% del empleo, en el 2017 el porcentaje no alcanzó el 10%. Entre 1980 y 2017, los Estados Unidos perdieron aproximadamente el 36% de la fuerza laboral en la industria. De los 7,1 millones de empleos perdidos, 5 millones ocurrieron a partir de la década del 2000 (MAHONEY; HELPER, 2017). Sin la demanda en la industria, la oferta de profesionales calificados disminuyó. Por esta razón, la Estrategia de Seguridad Nacional (NSS, 2017) incluye el fortalecimiento de la enseñanza en las áreas de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas, del acrónimo STEM4, como esenciales para la Defensa y la reanudación de una economía dinámica.

Tal como lo sintetizó Fiori (2018), la nueva estrategia de los EE.UU. se mueve de las aspiraciones a la globalización liberal para enfocarse en el realismo pragmático. Sin otra razón, el mencionado documento señala que las principales amenazas para los EE.UU. serían, en primer plano, el crecimiento de la competencia con China y Rusia en las dimensiones política, económica y militar. A partir de esto, se desarrolla una guerra permanente de posiciones con potencias fortalecidas por estrategias a largo plazo, que articulan la proyección del poder con las potencialidades productivas de sus sistemas nacionales.

China y Rusia han asegurado sus intereses en su entorno geopolítico inmediato, contribuyendo a minar el poder, la influencia y los intereses norteamericanos. En las demás regiones estratégicas del mundo, las dos potencias crecen en importancia y comienzan a influir en las decisiones de carácter económico, diplomático y de seguridad. A diferencia de otros tiempos como en la Guerra Fría, las concepciones ideológicas o trascendentales no se confunden con las razones que alimentan esta intensa disputa geopolítica5. La premisa básica está en reconocer que el orden internacional se basa en la competencia por el poder entre las naciones.

Los impactos de la pandemia de coronavirus son enormes en los Estados Unidos. A principios de abril, el país tiene las tasas de contaminación más altas del mundo, con más de 400 mil infectados y 14 mil muertos (CRC, 2020)6. Además de una precisa cooperación internacional, las respuestas a este desafío movilizan diversas capacidades nacionales. A los grandes gastos militares de los EE.UU. –en 2019 han sido US$ 684 mil millones, aproximadamente el 40% del total mundial (IISS, 2020) – les agregará una cantidad irrefutable de recursos de la Reserva Federal y la Casa Blanca para obtener a corto plazo tecnologías, mano de obra y suministros médicos. Y a mediano y largo plazos el desarrollo, mantenimiento y control de producción y de las cadenas de suministro de bienes y servicios estratégicos. En la crisis, resuena el legado de Alexandre Hamilton, como lo citado en el informe del DoD (2018), de que la seguridad estará garantizada con la existencia de un sector manufacturero pujante. Las innovaciones tecnológicas resultantes, más que un componente fundamental de la competitividad económica, constituyen capacidades que proporcionan a las Fuerzas Armadas poder de fuego y dominios para prevalecer en cualquier conflicto.

Para el escenario posterior a la pandemia, se configurará una geopolítica fuertemente condicionada por los sistemas nacionales de producción centrados en la adquisición de autonomía estratégica. Un sistema internacional cada vez más desafiante, en el que coexistirán ciertas características de la globalización –sus redes financieras, de producción y de comunicación–, con los crecientes requerimientos de que los sistemas nacionales de producción deben satisfacer las demandas de Seguridad y Defensa. Los desafíos no serán pocos o sencillos para los países periféricos como Brasil. Serán tema de un nuevo texto para este OMPV. Sin embargo, por el momento es prudente recordar la observación de Nicholas Spykman (1942, p. 25) de que las guerras en el sistema internacional, a pesar de indeseables, no pueden ser ignoradas, y hacerlo es jugar con el desastre.

Rio de Janeiro, 8 de abril de 2020.


1 Además de realizar grandes compras de suministros chinos, el gobierno de Estados Unidos ha firmado acuerdos con Rusia para comprar respiradores de la empresa Kret, una subsidiaria de Rostec, un importante conglomerado de defensa, que se encuentra en la lista de sanciones económicas del Departamento del Tesoro (FT, 2020).
2 Update on Visas for Medical Professionals”, March 26, 2020. U. S. Department of State. https://travel.state.gov/content/travel/en/News/visas-news/update-on-h-and-j-visas-for-medical-professionals.html.
3 “Here's how the 1950 wartime law Trump just invoked to produce medical supplies Works”. https://edition.cnn.com/2020/03/18/politics/what-is-defense-production-act/index.html.
4 STEM – Science, Technology, Engineering, and Mathematics.
5 Quizás la historia no registre un documento estratégico de los Estados Unidos que establezca tan claramente que “We are also realistic and understand that the American way of life cannot be imposed upon others, nor is it the inevitable culmination of progress. Together with our allies, partners, and aspiring partners, the United States will pursue cooperation with reciprocity” (NSS, 2017, p. 4).
6 Datos consultados el 8 de abril de 2020.

Cómo Citar este documento:

FARIAS, Hélio C. Geopolítica y Capacidades Nacionales de Defensa: una mirada al escenario emergente en tiempos de pandemia. Observatório Militar da Praia Vermelha - OMPV. Rio de Janeiro: ECEME. 2020.


Referências:

CRC. CORONAVIRUS Resource Center. Johns Hopkins University & Medicine. Acesso em 07 de abril de 2020. https://coronavirus.jhu.edu/map.html

FINANCIAL TIMES “US bought ventilators from Russian company under sanctions” https://www.ft.com/content/47740f17-8620-4d99-a893-a4561c7fa76a

FIORI, José Luis. Geopolítica internacional: a nova estratégia imperial dos Estados Unidos. Saúde em Debates. Rio de Janeiro, v. 42, p. 10-17, 2018.

INTERNATIONAL INSTITUTE OF STRATEGIC STUDIES (IISS). Military Balance. 2020.

KALYANI, Dashan. “IBISWorld Industry Report 33351 Metalworking Machinery Manufacturing in the U.S.,” September 2017.

KLINE, Steven. "Understanding the Machine Tool Industry's Ups and Downs," Modern Machine Shop Online, 2017. https://www.mmsonline.com/articles/understanding-the-machine-tool-industrys-ups-and-downs

MAHONEY, Thomas; HELPER, Susan. “Ensuring American Manufacturing Leadership Through Next Generation Supply Chains,”. June 2017. http://mforesight.org/projects-events/supply-chains/

SPYKMAN, Nicholas John (1942). America's strategy in world politics: the United States and the balance of power. Transaction Publishers, 2 ed. 2008.

US. National Security Strategy of the United States of America. Executive Office of The President. Washington DC Washington. United States, 2017.

U.S Departament of Defense (DoD). Assessing and Strengthening the Manufacturing and Defense Industrial Base and Supply Chain Resiliency of the United States. 2018.



64498.003822/2020-32

Fim do conteúdo da página